Niños a bordo

7 Claves para viajar seguros. Consejos, cuidados y modelos de butacas según la edad y el peso. Todo lo imprescindible para que el viaje sea placentero, además que seguro.

 

Llegan las esperadas vacaciones de verano y más allá de elegir el mar, la montaña, la
ciudad o el campo, la experiencia de viajar es muy importante tanto para los niños
como para los padres.
Para los más pequeños es el momento de estimular la imaginación, de descubrir cosas nuevas
al observar, de alegrarse al descubrir lugares y personas. Para los adultos es la ocasión
ideal para compartir más tiempo con los hijos, escucharlos, acompañarlos y registrar
cada uno de los momentos que pasarán a integrar el álbum de recuerdos familiares.
Pero el viaje en auto, más si es largo, puede volverse aburrido para el bebé o el niño, y
demostrarlo con impaciencia o incomodidad.
Por lo que se vuelve imprescindible tomar precauciones para que el trayecto sea placentero
y, sobre todo, seguro.

#1.
VIAJE DIVERTIDO

Los niños tienen menos resistencia durante los viajes, y más cuando son largos.
Hacer breves paradas y tener a mano diversos juegos ayudarán a
que el recorrido se vuelva más placentero y entretenido,
evitando los caprichos o impaciencias. Los expertos recomiendan no abusar de tablets o celulares y pensar en juegos creativos y originales.
Puede ser un momento para fomentar su imaginación, estimular
el aprendizaje a través de canciones, cuentos y juegos pensados con este objetivo.

 

 

 

#2.
CINTURÓN DE SEGURIDAD

Siempre que el auto se encuentre en movimiento, debe chequearse que los más pequeños tengan
correctamente puesto el cinturón de seguridad. Y según la edad, verificar la posición del huevito o
butaca, para que lleven la dirección indicada.

#3.
ALIMENTACIÓN

Contar con comida para el viaje es importante para toda la familia, no sólo para los niños.
Nadie mejor que los padres para saber qué pueden necesitar o qué hay que llevar para no
desviarse del camino en busca de un alimento. Si se planifica, hay más posibilidades de
tener opciones saludables y variadas, y evitar el exceso de snaks o golosinas.
En el caso de los bebés, pensar cómo se los va a alimentar es esencial para evitar
imprevistos, así que la mamadera no puede faltar. Los expertos recomiendan comenzar con la alimentación complementaria al llegar a los seis meses de edad, ya que el bebé tiene ciertos
requerimientos nutricionales que la leche materna y las fórmulas lácteas comunes no pueden aportar. Sin anular la leche materna, existen en el mercado prácticos sticks
individuales que la complementan, soluciones prácticas y simples de preparar para que los bebés
tengan siempre su alimento estén donde estén y en cualquier momento.

#4.
HIDRATACIÓN

Muchos padres deciden evitar que los niños beban mucho líquido para no tener que realizar
demasiadas paradas durante el viaje. Sin embargo, es muy importante una buena hidratación para
todos los integrantes del vehículo, sobre todo en los más pequeños.
Si el bebé tiene pocos meses, aún no ha comenzado la alimentación complementaria y sólo
toma leche materna (o de fórmula), no es necesario darle agua en condiciones normales. La
razón es muy sencilla: casi el 90% de la leche materna, y de las fórmulas, es agua; es decir, si
toma el pecho, ya está bebiendo agua, poniendo en acción los mecanismos comprobados durante
milenios que el organismo tiene para regular nutrición, equilibrio hídrico y temperatura.
A partir de los 6-7 meses, se le puede ofrecer agua (sin agobiarlo), especialmente cuando ya comienza
a comer alimentos distintos a la leche. La única bebida que deben tomar los lactantes y niños,
aparte de la leche, es agua.

#5.
EQUIPO QUE NO DEBE FALTAR

Muda de ropa para los niños, y para los bebés no hay que olvidar pañales de sobra, un cambiador, toallitas y pañuelos de papel.

Incluir en el equipaje de mano un pequeño botiquín para estar preparados ante cualquier imprevisto durante el recorrido.

 

#6.
CUIDADOS CON EL SOL, EL FRÍO Y EL CALOR

Conviene poner parasoles en las ventanillas traseras o, en su defecto, tapar los cristales con toallas. El aire acondicionado es un buen remedio para evitar las altas temperaturas dentro del coche, pero debe usarse con moderación. Cada cierto tiempo, especialmente cuando están dormidos, hay que comprobar si tienen calor o frío, si transpiran o si sus extremidades se encuentran frías.

#7.
BUTACAS

Es imprescindible que los más pequeños viajen en un asiento adecuado a su peso y altura. Nunca sacarlos de la butaca del auto durante el viaje, aunque protesten. Una buena opción cuando viajan dos adultos es que uno se siente atrás y entretenga al pequeño.
Las butacas se dividen en categorías de acuerdo con la edad, el peso y el tamaño del niño que va a utilizarlas.
› GRUPO 0 y 0+
Sirven desde el nacimiento hasta los 18 kilos. Estas butacas denominadas
huevitos, deben colocarse en posición contraria a la marcha del vehículo.
› GRUPO 1
Son para niños que pesan entre 9 y 18 kilos, aproximadamente entre los
9 meses y los 3 años de edad.
› GRUPO 2
Para niños que pesan entre 14 y 36 kilos, aproximadamente entre los 3 y los
6 años de edad.
› GRUPO 3
Para niños que pesan entre 22 y 38 kilos, aproximadamente entre los 6 y los
12 años de edad.

203